Golpe bajo para Sisterna en el desierto peruano

Durante esta última semana, las gigantes montañas de arena de los desiertos del Sur peruano atrajeron la atención del mundo del cross country, dado que del 13 al 17 de septiembre  se realizó la segunda fecha del Campeonato Baja Inka Paracas 1000.   Dicho certamen, que es uno de los más complicados de origen sudamericano, se disputó en los desiertos de Pisco e Ica, donde participó el sanjuanino Lisandro Sisterna en la butaca de navegante, junto al chileno Fernando León Vallet, en la categoría Autos.

Si bien los competidores iban con grandes expectativas, la dureza del trayecto complicó el recorrido para algunos pilotos, como fue el caso del sanjuanino. Tras tres días de intensa competencia, el dúo tuvo que abandonar el certamen luego de embestir a otra camionta que se hallaba enterrada en la duna. Los daños que sufrió el rodado a causa del choque fueron irreparables, lo que les impidió poder largar durante la última etapa. Sin embargo, lo más importante es que ninguno de los competidores que iba dentro del vehículo resultó herido.

 

 

Una vez finalizada la jordana se conocieron los resultados de esta segunda fecha. Por un lado, en la categoría autos T1.1, el piloto peruano Diego Weber logró el primer puesto, luego de marcar un tiempo de 6 horas 9 minutos 16 segundos. Por otro lado, en la categoría T1.2, el piloto Raúl Romero fue el único en finalizar el trayecto de 325 kilómetros de especial. Por último, en la categoría motos el francés Adrien Van Beveren logró el triunfo de la segunda etapa.

Related posts