Selección en Estadio Bicentenario: Una verdadera fiesta popular para la familia sanjuanina

Una jornada esperada y buscada en varios aspectos, con estadio lleno pese a que el rival no era de un nivel competitivo y con presentación que no pedía menos de la selección que una goleada.

Una jornada esperada y buscada en varios aspectos, con estadio lleno pese a que el rival no era de un nivel competitivo para un plantel como el albiceleste. No se pedía menos de la selección que una goleada: 5 x 1 sobre una digna Nicaragua.

En la logística y organización para el evento, parecía que los errores no forzados eran inexistentes. Al menos así en el día mismo del espectáculo, que todo parecía fluir, diluyéndose las críticas sobre fallas en la venta de entradas.

Las áreas de prensa no generaron contratiempos, funcionaron los sistemas de acreditación, el uso de la sala mixta para conferencias (aunque ausentes de jugadores solo el DT Scaloni dio cara), y hasta se consideraron ciertos detalles para los periodistas en su día: una botella de vino de marca reconocida.

Las calles adyacentes como Gral. Acha, Calle 6, Ruta 40 y Calle 7 circulaba todo en normalidad, la gente caminando hacia el estadio, sin desordenes ni encontrones desagradables con la policía, los vehículos ingresando sin mayores contratiempos a las playas de estacionamiento oficiales y de renta privada.

 

MERCADERES DEL COLISEO

Esta fue una contienda muy apropiada para épocas de economía, por decirlo menos, lenta. En pleno invierno llega a San Juan la selección con Messi incluido y se compensa la falta de atracción del poco antecedente del rival con precios bajísimos de acceso:

Populares $100, Platea Este $300, Platea Oeste Alta $500 y Platea Oeste Baja $700. Las obleas de estacionamiento se podrán comprar a $100 (lo mismo que cobraban los aparcaderos particulares).

Esto obviamente generó compras, por las vías de internet y directas, que fueron más allá de la necesidad familiar de visitar el espectáculo. La “doña reventa” fue una vez más parte de la dinámica económica en las sombras, tanto en las afueras del estadio, como los días previos donde las páginas de “ciberferias” de Facebook publicaban las ofertas.

Todo estaba apostado a estadio lleno, los comerciantes se agolparon a lo largo de la Ruta 40, ventas de choripanes, pachatas y hamburguesas; otro par de heladeras ofreciendo sin mucho alarde un copón de fernet; y los infaltables vendedores de artículos de merchandising, obviamente muchos “re copias” de original. Es que en el evento tenía que haber circulación monetaria.

Solo un dato, los puestos de comida pueden vender hamburguesas entre 150 y 250 pesos por cantidades de 300 unidades solo en la entrada y salida al evento. Así fue consignado al menos por ellos.

 

CIRCO

Traer a Lionel Messi, el mejor jugador del mundo, ya es un llamado popular. De no haberse confirmado su venida quizás la convocatoria no habría sido tal: 20.000 personas aproximadamente.

La previa debía ser con Ulises Bueno,  el cantante cuartetero, relevo popular de su fallecido hermano Rodrigo “potro” Bueno. Ulises estuvo en San juan en febrero por la Fiesta Nacional del Sol y ya está consolidado como artista muy querido por la afición sanjuanina.

La gente buscaba por todas partes, se agolpaban en los accesos VIP para fotografiar a sus ídolos. Todo fue luces que alumbraron y entibaron en algo este invierno local, que entre días fríos y nublados, tuvo en la carta sinóptica un día esplendoroso para una fiesta familiar redonda. Cómo se acostumbra en San Juan.

 

Juan Cox Sánchez
Laexcusadeportiva.com.ar

 

Vos también hacés "La Excusa". Dejá tu comentario.

Related posts