La Generación Dorada ganó un duelo infernal

En un partido que pasó por todas las emociones, la Generación Dorada del básquetbol argentino obtuvo una vital victoria por 111-107 ante el local Brasil,en un partido que necesitó de dos tiempos de prórroga para llegar a su definición. Con este triunfo en una caldera como fue el Arena Carioca 1, Argentina consiguió la anticipada clasificación los cuartos de final, ya que debe enfrentar todavía a España en la fase de grupos.

En el primer cuarto los albicelestes tomaron el control del partido, producto de un parcial de 28-19 gracias a la buena defensa y la efectividad en el goleo a manos de Andrés Nocioni (4/5 en triples en ese lapso, 37 puntos y 11 rebotes en total) y Luis Scola (4/4 en tiros de campo en ese lapso, 14 puntos y 10 rebotes).

En el segundo, los de Rubén Magnano reaccionaron (16-33) con el aporte de los de la banca (34 puntos contra solo 2 de la visita). Las apariciones de Vítor Benite (13) y Guilherme Giovannoni (10) fueron fundamentales para que el seleccionado local se vaya al entretiempo largo 44-52 arriba.

Brasil gozaba de su liderazgo en el Arena Carioca 1, pero la energía y la entrega del Chapu los contagió a todos. La intesidad defensiva generó errores, estos fueron convertidos en ataques rápidos y con una bandeja de Facundo Campazzo (33 puntos, 11 asistencias, 4 rebotes y 4 robos en total) lograron volver definitivamente al partido (64-63). Se fueron 67-72 al último descanso y a falta de diez minutos, la victoria podía ser para cualquiera.

Los dueños de casa parecían tener el triunfo en sus manos, y un doble y falta de Nene Hilario (75-84) estiraba la distancia. Pero los argentinos no iban a ceder, y con Campazzo a la cabeza, primero con un triple casi a la carrera (80-83) y luego con dos libres (82-83) se ponían a tiro nuevamente. Ginóbili le cometió falta a Marcelinho Huertas que acertó los dos (82-85) y la última pelota necesitaba de un triple para forzar un suplementario.

Manu intentó un triple, la pelota rebotó en el aro y Facundo Campazzo agarró un enorme rebote ofensivo que cayó a manos de Andrés Nocioni. Triplazo y el partido igualado en 85 a 3.9 segundos. Nene no pudo ante la buena defensa de Scola y el cotejo necesitaba de otros cinco minutos.

En el primer tiempo extra el clásico sudamericano volvió a intercambiar pelota tras pelota hasta el último segundo, donde Manu tuvo la posibilidad de ganarlo con una bandeja volada. Pero la pelota salió (95-95) y el equipo albiceleste -sin su capitán expulsado por quinta falta- tenía que buscar el triunfo en la siguiente extensión.

El inicio del último parcial iba a encaminarse con dos triples consecutivos de Campazzo (101-95), pero el sufrimiento no iba a dar respiro hasta el sonido de la bocina. En fin, fue triunfo por 111-107 y la clasificación en el Grupo B-si bien resta definir la colocación- ya quedó asegurada. Brasil, decime que se siente…

Fuente: TyC Sports

Related posts