¿¡A dónde vas?!

Por la 24ª fecha de la Bundesliga 2, la segunda división de Alemania, se dio una situación insólita en medio del partido. Cuando corrían 18 minutos de la primera mitad y el local, Duisburgo, ganaba 1-0, su arquero pareció irse del partido, casi literalmente.

Es que mientras su equipo estaba en posición ofensiva, el arquero holandés Mark Flekken se metió dentro del arco a tomar agua y a secarse con su toalla. El rival, el Ingolstadt, salió en una contra rápida y llegó enseguida al área con un pelotazo. El cabezazo atrás del defensor no encontró al 1 y Stefan Kutschke aprovechpó para poner el 1-1 parcial sin oposición.

 

 

Related posts