Río 2016, una experiencia que invita a llegar a Tokio 2020

Este lunes 22 de agosto marca que los Juegos Olímpicos de Río 2016 ya fueron historia y, al hacer un balance, el saldo es positivo en diversos aspectos. La organización no falló y se vivió una fiesta. Para la delegación argentina fue la mejor cita olímpica desde 1948 debido a que logró 3 medallas de oro y para los sanjuaninos, que registraron una participación récord, terminó siendo una experiencia inigualable que deja las puertas abiertas para soñar con llegar a Tokio 2020.
Al hacer un repaso por la participación de cada uno de ellos, hay que comenzar por Bruno Lima, el primero en salir a escena. El voleibolista de Obras, a sus 20 años, debutó en un Juego Olímpico con la Selección argentina de vóley. Arrancó mal frente a Irán, pero Julio Velasco confió en su capacidad, lo mantuvo como opuesto titular y en el próximo encuentro, ante Rusia, la rompió al ser el máximo anotador, con 18 puntos, de la histórica victoria por 3-1. El equipo finalizó primero en el Grupo B y luego quedó fuera de competencia al caer por 3-1 con Brasil en cuartos de final.

De los diferentes testimonios de Bruno para La Excusa Deportiva en el mítico estadio Maracanazinho, recordamos el que mantuvo luego del triunfo ante Rusia

BrunoLimaofArgentinaspikes (1)


Viviana Chávez, de 30 años, fue la segunda en presentarse. Lo hizo el domingo 14 de agosto en el maratón femenino que arrancó y culminó en el Sambódromo. Enfrentó un agobiante calor y también una molestia en el talón de su pie derecho, pero se propuso terminar la carrera y lo logró al terminar 125° entre las 157 competidoras de todo el mundo. Vivivana no imaginaba hace un par de años estar presente en esta competencia hace un par de años, sino que s sueño lejano era participar en Tokio. La gran evolución que evidenció continuamente llevó a su entrenador Daarío Nuñez a plantear el desafío de conseguir ahora la primera clasificación. Sin experiencia en esta distancia, la astiqueña se llevó uno de los mejores recuerdos de su vida.

Luego llegó el turno de Gonzalo Tellechea, quien a sus 31 años se convirtió en el primer triatleta argentino en participar en dos citas olímpicas y en el único sanjuanino que repitió en esta edición. Distintos factores incidieron para que no se acercara a su objetivo de estar entre los 20 mejores. En el agua, fue un circuito de 1.500 metros, lo que benefició a los mejores nadadores. En bicicleta, Gonzalo integró un pequeño grupo, mientras su compañero Luciano Taccone estaba más relegado, por lo que tuvo que realizar un gran desgaste. En el trote, el sanjuanino llegó a acomodarse en los últimos 3 kilóemtros. Culminó 45° entre 55 deportistas y él mismo se mostró insatisfecho por no haber cumplido el objetivo que era, al menos, superar la 38° ubicación de Londres 2012.

IMG_0036


El último deportista de la provincia en completar su presentación en tierras cariocas fue Gonzalo Molina. El Chalo llegó a Río 2016 como el único rider masculino en el BMX argentino y no defraudó. Después de un miércoles clasificatorio, el sanjuanino hizo muy buenos tiempos en cuartos de final, se metió entre los 16 mejores del mundo y en semifinales, el viernes 19, le faltó muy poco para clasificar a la definición en Deodoro con tan sólo 21 años. Sus sensaciones, luego del debut olímpico…

CqKNJFmXgAAuBHu


Río 2016 ya es historia y para los sanjuaninos fue una experiencia inigualable. Y, en el análisis final, todos coincidieron en que tienen edad suficiente para poner la mira en la próxima olimpíada y tratar de llegar a los Juegos en su regreso a Asia después de Beijing 2008.

 

Related posts